¿Cuál es el mejor libro de permacultura en 2019? Indispensables

Si has estado en el mundo de la agricultura orgánica y la jardinería durante bastante tiempo, terminas cayendo en una palabra extraña: permacultura. En esta selección podrás escoger el mejor libro de permacultura para ti. Por más misterioso que parezca, la permacultura es una idea bastante simple y sus manifestaciones son omnipresentes.

¿Cuál es el mejor libro de permacultura?

Los mejores libros sobre permacultura

¿Quieres asegurarte de no decepcionarte desde las primeras páginas? ¡Entonces elige de esta selección de los mejores libros sobre permacultura del momento, en base a las opiniones de varios cientos de lectores!

PromociónNuestra elección No. 1
Permacultura práctica: Para tu terreno, tu comunidad y todo el planeta (Guías para la Fertilidad de la Tierra)
  • Jessi Bloom, Dave Boehnlein
  • Editor: La Fertilidad de la Tierra Ediciones
  • Edición no. 1 (03/20/2017)
  • Tapa blanda: 320 páginas
PromociónNuestra elección No. 2
Permacultura. Principios y Senderos más allá de la Sustentabilidad
  • Holmgren
  • Editor: Ecohabitar
  • Tapa blanda: 490 páginas
PromociónNuestra elección No. 3
Asociar cultivos en el huerto ecológico: Ejemplos de asociaciones y diseños de cultivos (Guías para la Fertilidad de la Tierra)
  • Claude Aubert
  • Editor: La Fertilidad de la Tierra Ediciones
  • Edición no. 1 (03/13/2017)
  • Tapa blanda: 120 páginas
PromociónNuestra elección No. 4
PromociónNuestra elección No. 5
Cómo poner en marcha tu huerto de permacultura (Yo paso a la acción)
  • Nelly Pons
  • Editor: Errata Naturae Editores
  • Edición no. 1 (09/17/2018)
  • Tapa blanda: 64 páginas
PromociónNuestra elección No. 6
Guía de permacultura para el uso de la tierra
  • Rosemary Morrow
  • Editor: Kaicron
  • Tapa blanda: 1 páginas
Nuestra elección No. 7
Agricultura Regenerativa: La permacultura puesta en practica
  • Mark Shepard
  • Volterra Ecosystems
  • Versión Kindle
  • Español
PromociónNuestra elección No. 8
Guía práctica de la vida autosuficiente
  • John Seymour
  • Editor: BLUME (Naturart)
  • Edición no. 5 (09/01/2018)
  • Tapa blanda: 312 páginas
Nuestra elección No. 11
The Basics of Permaculture Design
  • Ross Mars
  • Editor: Imprint unknown
Nuestra elección No. 12
Les 50 règles d'or de la permaculture (Hors Collection - Jardin)
  • Catherine Delvaux
  • Editor: Larousse
  • Libro de bolsillo: 96 páginas
Nuestra elección No. 13
Permaculture Design: A Step by Step Guide (English Edition)
  • Aranya
  • Permanent Publications
  • Versión Kindle
  • Inglés
Nuestra elección No. 14
Plan B: Bosque de Alimentos: Permacultura
  • Carlos Efraín Chávez Mora
  • Versión Kindle
  • Español
Nuestra elección No. 16
Permaculture [11 Trx]
  • Various [Techno], Permaculture [11 Trx]
  • Hardleaders
  • CD de audio
Nuestra elección No. 17
Nuestra elección No. 18
GIY Permaculture
  • Elige plantas en nuestra base de datos y ve si combinan bien: ¡más de 70 plantas y 1000 combinaciones!
  • Un sistema de evaluación basado en cinco estrellas permite saber si la asociación es favorable o desfavorable.
  • Consulta una hoja práctica para cada planta con informaciones básicas sobre su cultura.
  • Evalua y crea combinaciones de plantas para compartir tu experiencia con tu comunidad.
Nuestra elección No. 19
Nuestra elección No. 20
Sexe, rhum, permaculture
  • Kalune
  • Zamora Label
  • Música MP3
  • Released on 05/24/2019

¿Qué es la permacultura?

Una definición de permacultura.

Originalmente, la palabra “Permacultura” era la combinación de las dos palabras “permanente” y “agricultura”. Dos australianos, Bill Mollison y David Holmgren, acuñaron el término en la década de 1970.

Es una filosofía agrícola que nos permite aprovechar al máximo los recursos que tenemos a nuestro alrededor.

Al observar y aprender sobre nuestro medio ambiente, por ejemplo, cómo la naturaleza restaura su suelo, cómo la naturaleza protege y conserva sus recursos hídricos, cómo se ha adaptado la naturaleza al clima específico de una región, etc. … podemos aprender a imitar estos procesos naturales en nuestra vida diaria.

Cuanto más cerca trabajemos con la naturaleza, más probabilidades tendremos de lograr un equilibrio que nos proporcione las cosas que necesitamos sin dañar el medio ambiente.

Uno de los padres fundadores de Permaculture, Bill Mollison, definió la permacultura como “el diseño consciente y el mantenimiento de los ecosistemas agrícolas productivos, que tienen la diversidad, la estabilidad y la capacidad de recuperación de los ecosistemas naturales”.

¿Qué significa esto en la práctica?

Muchas personas que practican la permacultura ahora se refieren al término como Cultura Permanente en lugar de simplemente agricultura permanente.

La permacultura examina todo lo que hacemos en la vida y trata de hacerlo sostenible para las generaciones venideras. Gran parte de esta sostenibilidad se logra imitando lo que vemos en la naturaleza.

Estas prácticas imitan lo que está sucediendo en los sistemas forestales y, gracias al ingenio humano, a menudo podemos imitar estos procesos e incluso acelerarlos un poco.

La agricultura orgánica es parte de la permacultura, pero no toda. La permacultura es mucho más que un sistema agrícola, es un sistema de vida.

El componente agrícola de la permacultura intenta satisfacer todas nuestras necesidades humanas (alimentos nutritivos, materiales de construcción, medicamentos, fibra, etc.) mediante el diseño de sistemas que imiten la forma en que funcionan los sistemas naturales, como los que vemos en bosques.

Para hacer esto, la permacultura utiliza una herramienta de diseño conocida como el gremio.

Más allá de la agricultura, la permacultura también contempla muchos otros aspectos de la vida, como la agricultura: cómo diseñamos nuestros espacios de vida, cómo obtenemos y usamos nuestra energía (tanto externa como humana) ), lo que usamos como combustible, lo que hacemos con cosas que la gente considera “desperdiciadas” (los residuos de permacultura son solo un recurso no utilizado), ética, patrones, climas, ecosistemas, ecosistemas, organización comunitaria, sistemas de dinero y trueque, promoción, responsabilidad global y más.

Ética de la permacultura:

Hay tres principios éticos que seguimos como permaculturalistas. Estos guían todo lo que hacemos. Si todo el mundo comenzara con al menos esta ética, ¡el mundo sería mucho mejor!

  • Cuidado de la tierra
  • Cuidado de las personas
  • Distribución justa de recursos.

Aplicamos esta ética de la manera más efectiva posible para lograr el mayor impacto posible. Para eso, tenemos principios, puntos principales y luego más profundamente en las ciencias para continuar mejorando nuestras concepciones. Aquí hay una visión general de los principios básicos y los puntos clave.

Cuatro principios fundamentales de la permacultura:

La permacultura está arraigada en el hecho de que no hay un solo problema o solución. En reconocimiento de este equilibrio, se basa en cuatro principios fundamentales:

  • Trabajar con la naturaleza y no contra ella.
  • Observación reflexiva en lugar de trabajo irreflexivo.
  • Cada elemento debe cumplir varias funciones en lugar de una.
  • Todo está conectado a todo lo demás.
  • Para ello, la permacultura requiere:

Nuestros corazones… para sentir la tierra.

Nuestras mentes… para observar cómo funciona la naturaleza y aprender de ella.

Nuestras ORGANIZACIONES… para poner en práctica este aprendizaje.

Principio 1. Trabajar con la naturaleza en lugar de contra ella.

Parece que los humanos a menudo tratan de hacer las cosas más difíciles de lo que deberían.

Se ha comprobado que las legumbres, el compost y la materia orgánica ayudan a alimentar el suelo de forma gratuita, pero seguimos investigando y pagando fertilizantes artificiales.

Sabemos que cultivar una variedad de plantas es una de las claves para un estilo de vida saludable. Nos permite mejorar nuestros suelos, proteger nuestro medio ambiente y satisfacer nuestras necesidades nutricionales.

Y, sin embargo, a menudo dedicamos toda nuestra energía a limpiar vastas áreas de diversidad natural para dejar solo uno o dos cultivos alimentarios.

Nuestros ancestros cosecharon y utilizaron semillas indígenas, que están mejor adaptadas a las áreas en las que crecen, a menudo son resistentes a las plagas y la sequía, y lo más importante, son gratis, pero seguimos gastando nuestro dinero en híbridos extranjeros.

También se nos ha demostrado que la naturaleza tiene los medios para combatir plagas y enfermedades, pero aún preferimos comprar productos químicos para hacer este trabajo.

¿Por qué? Parece que a menudo trabajamos horas extras para luchar contra la naturaleza.

Cada año, durante la temporada de lluvias, miles de plántulas brotan de nuestro suelo.

Estas plantas, si se les permite madurar, podrían proporcionarle a Malawi y al resto del mundo alimentos nutritivos, leña, materiales de construcción y todo lo demás que necesitamos para nuestra supervivencia.

Pero en lugar de dejar que la naturaleza haga todo este trabajo por nosotros, desperdiciamos nuestra energía tratando de deshacernos de ella.

A través de prácticas como la quema, la tala, el monocultivo, el sobrepastoreo y el dragado excesivo, estamos eliminando todo lo que la naturaleza nos ha regalado.

La naturaleza es un milagro que sucede todos los días frente a nuestra puerta. Si comenzamos a trabajar con este milagro, en lugar de oponernos, nuestras recompensas podrían ser ilimitadas.

El mundo está lleno de potencial… ¡Déjalo crecer!

Principio 2: Observación reflexiva en lugar de trabajo irreflexivo.

Podemos aprender mucho de la naturaleza si le damos la oportunidad de enseñarnos.

Desde el principio de los tiempos, generaciones de personas lo saben y lo utilizan para su beneficio.

Los primeros navegantes utilizaron las estrellas para la navegación, el cielo para predecir el clima y el comportamiento de los animales para localizar fuentes de alimentos.

Los curanderos tradicionales de todo el mundo han usado la observación de la naturaleza para mostrarles las plantas que pueden curarnos a nosotros y las que podrían lastimarnos.

Si nos tomamos el tiempo para hacer estas observaciones, podemos ver cómo cada parte de la naturaleza, desde los organismos microscópicos más pequeños hasta las plantas y animales más grandes, cumple una función específica.

Cada uno de sus respectivos roles es vital para el éxito del conjunto.

La permacultura nos aconseja aprovechar al máximo estas observaciones antes de invertir nuestra energía en algo que pueda ir en contra de la naturaleza, en lugar de hacerlo.

Principio 3: Cada elemento debe cumplir muchas funciones, en lugar de una sola.

Si hemos utilizado nuestras observaciones reflexivas, veremos que cada elemento de la naturaleza, incluso si tiene una función específica, probablemente cumple muchas otras funciones.

Si prestamos atención a estas observaciones, podemos usar una cosa por muchas razones y mejorar radicalmente nuestras vidas y nuestro entorno.

Si plantamos un árbol de mango, por ejemplo, sabemos que eventualmente nos dará la fruta jugosa que nos encanta comer.

Pero si miramos este árbol de mango a través de los ojos de Permacultura, aprendemos a reconocer todas las otras funciones que desempeñará.

El mismo árbol de mango que plantamos para la fruta también nos dará sombra, medicina, leña y protección contra el viento.

Sus hojas romperán la fuerza de la lluvia que cae y nos darán materia orgánica para nuestras pilas de compost. Sus raíces ayudan a mantener el suelo en su lugar y traen los minerales desde las profundidades por debajo de la superficie del suelo.

Sus ramas proporcionarán refugio para todo tipo de aves, insectos y otros animales salvajes.

Y luego, además de todo eso, producirá la deliciosa comida que nos dará los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano y fuerte.

Si tiene en cuenta todas las funciones de los árboles de mango, puede decidir dónde colocarlos o qué colocar en las proximidades para aprovecharlos al máximo.

Cuando comenzamos a considerar la naturaleza de esta manera, nos damos cuenta de que contamos con todos los recursos necesarios para satisfacer de manera sostenible nuestras necesidades durante mucho tiempo.

Principio 4: Todo está relacionado con todo lo demás.

Como seres humanos, nuestra conexión con la naturaleza es un componente esencial de la permacultura.

Por una razón u otra, a menudo nos consideramos a nosotros mismos como separados o superiores a las leyes que rigen toda la naturaleza.

Este tipo de pensamiento nos ha aislado de las raíces mismas de nuestra existencia.

Tan pronto como regresemos al ciclo de la naturaleza, queda claro que todo lo que hagamos en este ciclo tendrá un impacto en nuestra supervivencia.

Si lo fortalecemos y cuidamos, traerá abundantes recompensas para nuestro futuro, pero si continuamos rompiendo este ciclo y lo debilitamos, los resultados serán devastadores.

La vida es realmente un lienzo, de los cuales los humanos son solo una hebra. Si los hilos de esta tela se debilitan o rompen, no podrán mantenerse por sí mismos.

Por otro lado, si hacemos todo lo que está a nuestro alcance para reemplazar, reparar y fortalecer las líneas de esta pintura, esto significará un futuro mejor para todo el planeta.

La naturaleza está equipada con frenos y contrapesos.

Ella tiene métodos para controlar enfermedades, regular su población y curarse a sí misma.

Si perturbamos este equilibrio, a menudo terminamos creando muchos problemas imprevistos para nosotros mismos.

El exterminio deliberado de un insecto que podría dañar nuestros cultivos puede tener consecuencias desastrosas.

Es posible que la llamada “plaga” que hemos decidido eliminar sea responsable de combatir poblaciones de insectos aún más dañinas.

O tal vez esta llamada “plaga” es un vínculo complejo en la cadena natural de la que dependen otros animales.

Algunos puntos clave a tener en cuenta:

De los cuatro principios principales de la permacultura que acabamos de discutir, hemos adaptado ocho puntos principales para utilizar:

  • Observar, aprender, compartir: la naturaleza es el mejor maestro que tenemos.
  • Ver las soluciones, no los problemas.
  • Piensa por adelantado
  • Ver la tabla completa
  • Todo funciona en conjunto: piense en cooperación, no en competencia
  • Sea efectivo – use todo su potencial al máximo
  • Ser diverso – La naturaleza siempre planta una variedad.
  • Conservando energía – Dejemos que la naturaleza haga el trabajo.

Punto principal 1: observar, aprender, compartir: la naturaleza es el mejor maestro que tenemos

Las culturas tradicionales, como las que se encuentran en Malawi, han apoyado a innumerables generaciones de personas, principalmente a través de la observación de la naturaleza.

Estas observaciones se utilizaron para aprender la mejor manera de usar cada planta o animal en todo su potencial y para satisfacer las necesidades de los miembros de la comunidad.

Finalmente, este conocimiento se compartió al pasarlos de abuelos a padres e hijos durante cientos de años, mientras evolucionaba a medida que las personas aprendían más sobre sus recursos.

¡Basándonos en este conocimiento en Malawi, ahora podemos enumerar cerca de 600 alimentos diferentes de plantas y animales que pueden usarse para ayudar a lograr una verdadera “seguridad alimentaria”!

También hay innumerables medicamentos, colorantes, fuentes de combustible, fibras, materiales de construcción y más que podemos incorporar en nuestros diseños para una solución sostenible.

La permacultura nos anima a proteger estos recursos y continuar observando y aprendiendo de la naturaleza y nuestros antepasados, y de compartir nuestro conocimiento y experiencia con otros.

Sin embargo, hoy en día, debido a la mayor movilidad de las familias, los programas escolares que no enfatizan este tipo de conocimiento e incluso una tendencia de las generaciones más jóvenes a considerar este conocimiento como algo “en casa”. ‘hacia atrás’, corremos el riesgo de perder mucha información valiosa.

Incluso los programas de ayuda exterior bien intencionados han contribuido en parte.

En el pasado, cuando las personas enfrentaban tiempos difíciles, podían recurrir al conocimiento tradicional de las habilidades para la vida.

Las personas mayores sabían qué plantas y animales eran comestibles y qué inyecciones contenían agua.

Hoy, después de que los envíos de ayuda alimentaria extranjera se hayan utilizado en situaciones como esta, las personas ya no están recurriendo a este conocimiento tradicional.

Entonces, si ese conocimiento se pierde y la ayuda alimentaria no se materializa, podría ser un desastre para comunidades enteras. Una vez perdido, tienes que empezar de nuevo.

Punto principal 2: ver las soluciones, no los problemas.

Es muy fácil estar atrapado en los problemas.

¿Cuántas veces has estado con un grupo de personas y la discusión termina centrándose en los problemas?

Cuando abandonas la conversación, te sientes arrastrado, deprimido o con la idea de que se ha logrado muy poco.

Identificar problemas no es necesariamente algo malo, y en ocasiones incluso un paso esencial para encontrar soluciones. Pero es cuando uno está atrapado para ver solo el lado negativo de las cosas que los problemas realmente se convierten en el problema.

La permacultura está viendo soluciones.

Se trata de mirar todas las alternativas y trabajar hacia un futuro sostenible.

Siempre que sea posible, cuando discutimos las prácticas de permacultura, tratamos de evitar ver las cosas como problemas y en su lugar centrar nuestra atención en las soluciones que nos ofrecen.

Hay una cita famosa de uno de los fundadores de Permacultura, Bill Mollison, que dice: “No tienes un problema de caracol, tienes deficiencia de pato. ”

Esto parece resumir la filosofía de la Permacultura.

Lo que una vez podría parecer un dilema ahora puede tener una solución simple cuando se ve a través de los ojos de la Permacultura.

Punto principal 3: Pensando en el futuro

Antes de comenzar cualquier cosa en el campo de la permacultura, tratamos de pensar en ello en términos de su impacto.

¿Para cuántas funciones diferentes será útil?

¿Cuál será su impacto en el entorno?

¿Es compatible con otros elementos a su alrededor?

¿Está completamente utilizado?

¿Corresponde a lo que aprendimos observando la naturaleza?

¿Cómo podemos planear por adelantado para crecer o conseguir todos los alimentos, medicamentos y otros suministros que necesitamos?

Como ejemplo de pensamiento prospectivo, para tener una variedad de alimentos para comer, debemos tenerlos a nuestra disposición.

Cuando aprenda más sobre la comida en Malawi, descubrirá que hay tanta comida que si come una cuarta parte de ella, no tendríamos hambre ni malnutrición en Malawi.

Una vez que haya aprendido acerca de estos alimentos, puede planear llevarlos a casa y al trabajo para que todos puedan tener una buena nutrición durante todo el año.

El poco tiempo que se tarda en pensar en el futuro puede ahorrar mucho tiempo y energía después.

Hay un proverbio de carpintero que dice: “Mida dos veces, corte una vez. ”

Este tipo de planificación anticipada reducirá la cantidad de trabajo que gastamos en algo en primer lugar y aumentará lo que finalmente obtengamos.

Si dedicamos todos nuestros esfuerzos al trabajo irreflexivo, simplemente creamos más trabajo para nosotros mismos, tiempo que podríamos haber dedicado a vivir con calidad con nuestros amigos y familiares.

Punto principal 4: Ver toda la tabla.

A primera vista, esto puede parecer lo mismo que “pensar en el futuro”, pero hay más que eso.

Cuando tratamos de ver el panorama general, la visión de futuro es solo una parte del proceso.

Esta es la etapa en la que vemos cómo todo está conectado y cómo estas conexiones afectan a todo lo demás.

Cada pieza pequeña del rompecabezas de Permacultura se anida entre sí para crear una imagen grande e interconectada que es viva, fluida y emocionante con un ritmo que es único para él.

Sin que cada una de estas partes ejerza sus funciones específicas, no habría un todo.

Cualquiera que haya cantado en un coro puede haber tenido la oportunidad de experimentarlo.

Un coro se compone de cuatro secciones: bajo, tenor, viola y soprano.

Cada una de estas secciones repite concienzudamente sus partes específicas y las hace sonar, pero solo una vez las cuatro secciones juntas llegamos a una quinta sección.

Esta quinta sección es el “todo”.

Es la culminación de las diferentes partes que interactúan, se apoyan mutuamente, se enriquecen mutuamente y adquieren una vida propia: la música.

Otro ejemplo de la situación en su conjunto es la evaluación de una buena nutrición.

Para hacer esto, no podemos considerar un solo alimento o una sola comida, debemos considerar el patrón general de los alimentos, la situación general.

En Malawi, a menudo escuchamos que la soja es un “buen” alimento y muchas personas piensan que comer soja significa que tendrán una buena nutrición, pero eso no es necesariamente cierto.

Si solo comes soja, tu dieta será pobre, pero si la soya es parte de una dieta balanceada con una variedad de otros alimentos, entonces tu nutrición es probablemente buena.

Lo mismo ocurre con los alimentos como los dulces, que a menudo se etiquetan como “malos”.

Esto tampoco es cierto. De nuevo, observe la imagen en su totalidad: ¿se incluyen los dulces de azúcar en una dieta balanceada?

¿O simplemente come dulces y no come una dieta balanceada de otros alimentos?

No hay alimentos “buenos” y no hay alimentos “malos”; es la forma en que equilibramos todos nuestros alimentos lo que nos dirá si tenemos una buena nutrición o no.

Veamos un acre de tierra en Malawi, ¿qué estamos plantando?

Actualmente, en Malawi, las personas generalmente solo siembran maíz porque es un cultivo de alto rendimiento, pero ¿cuál es el panorama general de este sistema?

Necesitamos mirar más allá del rendimiento de un cultivo para determinar el panorama general, veamos la energía, el dinero, los insectos, los insectos, el clima, la salud del suelo, los tiempos de cosecha y la comida. Dos acres de tierra: un acre de maíz y un acre de cultivos de permacultura.

Solo Acre de maíz: Para obtener un alto rendimiento solo de un campo de maíz, se necesita mucha energía humana para la labranza cada año, dinero para semillas, fertilizantes, pesticidas y cantidades suficientes de lluvia.

Si las lluvias son escasas o si un insecto al que le gusta el maíz llega a este acre, entonces nuestro rendimiento de maíz se reduce drásticamente.

La plantación repetida de maíz en esta misma superficie y la quema de la materia orgánica restante reducirá la fertilidad del suelo y aumentará el riesgo de enfermedades del maíz en el suelo.

Además, este maíz se cosecha solo una vez al año y debe durar 12 meses hasta que esté lista una nueva cosecha.

Además, la dieta que proviene de esta superficie le proporcionará a nuestro cuerpo solo unos pocos de los mismos nutrientes una y otra vez.

El cultivo de permacultura de acacia: si tomamos este mismo acre de tierra y sembramos maíz, otros granos, raíces, legumbres, hortalizas y oleaginosas y especialmente árboles y cultivos alimentarios permanentes, ¿qué es la situación actual?

Ahora, tenemos un sistema que puede soportar varios tipos de clima e insectos porque a algunas plantas les irá bien incluso si las lluvias son bajas y los insectos tendrán más dificultades para encontrar los alimentos que desean.

El año próximo, si agregamos toda la materia orgánica restante al suelo y continuamos sembrando cultivos mixtos, el suelo de este acre de suelo puede mejorar.

Usaremos menos energía cada año con algunos alimentos permanentes en el lugar y ahorraremos nuestro dinero en lugar de gastarlo en fertilizantes y semillas.

Con espacios de siembra mixtos cada año, las enfermedades del suelo tendrán menos probabilidades de acumularse en el suelo.

Con cultivos mixtos, podemos cosechar alimentos durante muchos meses, lo que mejorará nuestro suministro general de alimentos del año y distribuirá el trabajo. También le proporcionaremos a nuestro cuerpo muchos nutrientes en lugar de unos pocos.

Punto principal 5: Todo funciona bien en conjunto. Pensando en la cooperación y no en la competencia.

Mucho se ha dicho sobre todo lo demás, pero Permacultura pone un énfasis especial en cómo las cosas funcionan juntas en lugar de competir.

A primera vista, puede parecer que toda la naturaleza está encerrada en una gran competencia para sobrevivir.

Los insectos más grandes comen insectos pequeños, los animales más pequeños comen insectos más grandes, los pájaros comen animales pequeños, etc. Cuando esto es parte del método de cooperación de la naturaleza.

Sin este proceso de contrapeso, el mundo sería invadido solo por algunas de las especies más agresivas. Un insecto pequeño que puede dañar las plantas, el saltador de hojas, puede multiplicarse a más de 500 millones en un año.

Si eso sucediera, probablemente no habría muchas plantas en el planeta.

Afortunadamente, la naturaleza se ha equilibrado al incluir otros insectos que se alimentan de los saltamontes. Si elimináramos esta forma natural de cooperación, estaríamos realmente atrapados en una competencia por nuestra supervivencia.

Los seres humanos no están excluidos de esta red de cooperación.

Si uno lee literatura agrícola moderna, uno podría pensar que el hombre y la naturaleza están prácticamente en guerra. Hay muchas citas que hablan de “enemigos naturales de los humanos”, “depredadores devastadores”, “plagas dañinas” y “malezas amenazantes”.

Dejamos caer toneladas de productos químicos en los aviones, tenemos gente caminando en los campos con máscaras de gas y rociadores, y gastamos millones de dólares en busca de nuevos métodos de eliminación.

Sin embargo, si nos detenemos por un momento y regresamos al ciclo de la naturaleza, comenzamos a ver que estas “amenazas” no son tan amenazadoras. Son simplemente parte del proceso natural.

Si empezamos a considerar cooperar, en lugar de competir, podemos comenzar a ver estos equilibrios naturales.

Una vez que reconocemos que todo funciona en conjunto, hemos dado el primer paso hacia nuestra supervivencia.

Nuestros cuerpos son un buen ejemplo de la naturaleza que trabaja en conjunto y coopera para hacer su trabajo.

Cuando hablemos sobre los alimentos que comemos y la nutrición que obtenemos de estos alimentos, veremos que nuestro cuerpo combina muchas partes diferentes de la dieta para ayudarnos a estar saludables y vivir.

Nuestro cuerpo necesita todos los nutrientes para estar sano. Ningún nutriente es más importante que otro: todos trabajan juntos para realizar sus tareas.

Punto clave 6: ser efectivo: maximice su potencial

Una de las cosas sorprendentes de la naturaleza es que se renueva constantemente.

Si hemos plantado árboles, podríamos usar algunos para leña sin poner en peligro el equilibrio del área de donde proviene.

Esto es lo que se entiende por “recursos renovables”.

Por otro lado, si cortamos un área forestal completa sin renovarla, podría tener un impacto devastador en todo el sistema.

Los recursos son un don precioso, por lo que incluso si algo es renovable, Permacultura nos alienta a mantener lo que tenemos y aprovechar al máximo su potencial.

El agua es uno de esos recursos que no se puede dar por sentado, especialmente en países más secos como Malawi, sin embargo, hay ejemplos diarios de desperdicio de agua.

Todos los días hay personas que transportan agua a largas distancias, la usan una vez y luego la tiran al suelo. ¿Podría esta agua haber sido utilizada en todo su potencial?

Cuando caen las lluvias, grandes cantidades de agua fluyen de los techos de las personas, dejan sus propiedades, se vierten en los arroyos y finalmente llegan a los lagos.

¿Qué pasaría si las personas decidieran en cambio retener algo de esta agua y dejar que se filtre en el suelo, elevar el nivel freático y ayudar a garantizar un suministro de agua limpia durante más tiempo en la estación seca?

Aún mejor, ¿qué pasaría si la gente decidiera capturar algo de este agua de lluvia, la use para lavar sus ropas, platos o sus cuerpos, y luego dirija la escorrentía a las plantas o árboles que lo harían? ¿Daría aún más recursos, como alimentos, medicamentos o materiales de construcción?

Eso es lo que significa Permacultura por ser eficiente y usar las cosas a su máximo potencial.

Cuantos más usos de un recurso, menos energía se necesitará para renovarlo.

Nutricionalmente, este concepto de eficiencia significa que usamos muy poco de nuestros propios recursos y los de la naturaleza para obtener la mayor cantidad de nutrientes para nuestro cuerpo.

Tomemos el ejemplo de convertir el maíz en harina.

En este momento, la gente en Malawi está invirtiendo mucha energía y dinero en el cultivo de maíz, pero ¿estamos maximizando el potencial nutricional de este cultivo? Dejar que…

  • Después de la cosecha, pelamos el maíz.
  • Entonces, lo aplastamos. Incluso si no usamos nuestra energía para sembrar maíz en casa, usamos nuestra energía para transportarla al molino, donde gastamos nuestro dinero duramente ganado para que una máquina lo aplaste, lo que requiere combustible precioso.
  • Luego, eliminamos el sonido y los gérmenes mediante la detección o el filtrado, lo que requiere energía y tiempo, pero también elimina la mayoría de los nutrientes.
  • Después de triturar el maíz y remover el salvado, remoje el maíz por varios días.
  • Luego, el agua se separa del maíz y el maíz se coloca sobre una estera para que se seque.
  • Luego lo volvimos a golpear (en casa o en el molino de maíz).
  • Finalmente, lo ponemos sobre una alfombra al sol para secarlo de nuevo. Finalmente la harina es ufa woyera!

Este proceso requiere mucha energía, tiempo y combustible al tiempo que elimina los nutrientes.

En lugar de este largo proceso, seríamos mucho más efectivos simplemente moliendo maíz, machacándolo y luego comiéndolo como un “mgaiwa” que toma menos energía y tiempo, pero le da a nuestro cuerpo más nutrientes.

¡Es aún más efectivo comer maíz en el tallo!

Punto 7: Ser diverso. La naturaleza siempre planta una variedad.

Este punto no puede ser sobre enfatizado.

La diversidad es clave para mantener el equilibrio de la naturaleza, así como para mejorar nuestra salud y la salud de nuestro medio ambiente.

¿Alguna vez has ido a caminar por un bosque o campo que no ha sido tocado por los humanos?

¿Qué es lo principal allí? La diversidad.

La naturaleza nunca planta una sola cosa.

Encontrará plantas que cubren el suelo, pastos y arbustos, árboles pequeños, árboles grandes y altos, e incluso escalar viñedos que usan otras plantas para crecer verticalmente.

Habrá insectos de todas las formas y colores, aves de diferentes variedades y animales de todos los tamaños.

Esta es una observación de la que podemos aprender mucho.

La naturaleza se alimenta de esta diversidad abundante porque, como dijimos, todo funciona en conjunto.

Cuanto más podamos atraer la diversidad a nuestro entorno, más probabilidades tendremos de permitir que la naturaleza encuentre su equilibrio.

No es sorprendente que nuestros vastos campos de monocultivos sean susceptibles a enfermedades, plagas, sequías e inundaciones; no hay diversidad.

Cuando eliminamos los elementos de la naturaleza que cooperan entre sí, terminamos creando un marco artificial desequilibrado.

Los problemas que gastamos tanto dinero y recursos para tratar de remediar son problemas que hemos enfrentado al trabajar en contra de la naturaleza en lugar de hacerlo.

La nutrición adecuada, el control de plagas, el mejoramiento del suelo y la conservación del agua están directamente relacionados con la diversidad de la naturaleza.

La permacultura celebra esta diversidad. Esto nos anima a ver cómo la variedad mejora nuestro entorno y nos anima a cooperar para enfrentar el estrés.

¡La diversidad es la clave para una buena nutrición!

Comer una variedad de alimentos de todos los grupos de alimentos nos permite darle a nuestro cuerpo una buena nutrición.

Esto significa que debemos abandonar nuestra dieta actual, que incluye muy pocos alimentos, para adoptar una dieta que incluya una amplia variedad de alimentos.

Hay más de 500 alimentos en Malawi y aprovechar esta diversidad es beneficioso para nuestro cuerpo y para la salud de nuestro medio ambiente.

Cuanto más examinemos el concepto de permacultura y nutrición, más retornaremos a la palabra diversidad.

Punto clave 8: Conservar la energía: dejar que la naturaleza haga el trabajo

Ahora estamos empezando a tener una mejor idea de cómo el trabajo no natural termina generando un esfuerzo innecesario de nuestra parte.

Al ignorar las lecciones que la naturaleza tiene para ofrecer, estamos gastando nuestra preciosa energía en un trabajo irreflexivo.

La permacultura se esfuerza constantemente por minimizar nuestros aportes, en términos de energía, dinero y tiempo, a la vez que crea un entorno más saludable y más sostenible para que vivamos.

Una de las maneras en que podemos hacerlo es dejar que la naturaleza haga el trabajo por nosotros.

Puede ser tan simple como dejar que un pollo gire y fertilizar su suelo, mientras controla la población de insectos que está comiendo, o tan complejo como usar el sol y el viento para bombear su agua y producir electricidad.

La naturaleza está llena de potencial para darnos todo lo que necesitamos para vivir una vida larga y satisfactoria.

Mejor aún, puede dárnoslo gratis si simplemente aprendemos a entenderlo, trabajar con él, cuidarlo y dejarlo trabajar para nosotros.

Quizás te interese

Ultima vez modificado Abril 2019 : abril 1st, 2019 by guiacomp

Última actualización el 2019-04-20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.